Las condiciones laborales, ¿una amenaza de salud para los latinos?

En California hubieron entre 247 y 500  muertos en áreas laborales en el 2011. Por segundo año consecutivo, el total de trabajadores latinos muertos fue más grande que el de trabajadores blancos: 131 y 129 respectivamente, a pesar de que los latinos representan una proporción menor de la fuerza laboral del estado.

Jorge Martínez trabaja en Subway desde hace nueve meses, después de haber sido operado de uno de sus problemas causados por la caída que sufrió en su trabajo anterior. Cynthia Lemus/El Nuevo Sol

POR CYNTHIA LEMUS
EL NUEVO SOL—SALUD

Casi dos años han pasado desde el día que un terrible accidente cambió la vida de Jorge Martínez, un hombre salvadoreño de 35 años, para quien su meta era cumplir el sueño de tener una vida mejor, sueño que se convirtió en una pesadilla por no saber sus derechos de salud laboral.

Este es un caso común entre los inmigrantes latinos que llegan a este país con esperanzas de tener un trabajo que les permita tener una vida digna. Según Ángela Álvarez, promotora de salud del trabajador del Instituto de Educación Popular del Sur de California (IDEPSCA), miles de trabajadores no saben sus derechos de salud en el trabajo, derechos estipulados por la Administración Ocupacional de Salud y Seguridad (Occupational Safety and Health Administration, OSHA por sus siglas en inglés).

“Usted tiene derecho a un sitio de trabajo seguro”, así comienza a explicar el panfleto llamado Worker’s Right (Derechos del Trabajador) los derechos de los trabajadores que son protegidos bajo el Acta de Salud y Seguridad Ocupacional de 1970 (The Occupational Safety and Health Act of 1970) Este documento desglosa los derechos de los trabajadores y especifica que los trabajadores tienen derecho a reclamar un lugar seguro y también a un entrenamiento adecuado para desempeñar su labor en un ambiente seguro y saludable en el trabajo; derecho que Martínez desconoce, al igual que muchos latinos.

“La verdad, nunca me había pasado eso (lastimarse durante horas de trabajo) y nunca me puse a pensar en mis derechos como trabajador porque aquí no le explican nada de eso a uno. Sólo le dan el trabajo a la gente”, dice Martínez, quien trabajaba en el área de descarga de mercancía en un supermercado.

Lee el reportaje completo en El Nuevo Sol: El Nuevo Sol.

Publicado el agosto 10, 2012 en Medicina social, Salud / Health, Salud y política y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: